Viernes 18 de mayo de 2012 | 05:00

Nueva ley de sala cuna

Varias informaciones se han escuchado respecto a la nueva ley de Sala Cuna que quiere modificar el gobierno...

Varias informaciones se han escuchado respecto a la nueva ley de Sala Cuna que quiere modificar el gobierno, pero ¿cuál será la decisión más correcta? ¿a lo mejor alguna que beneficie a todas las empresas?, ya que el financiamiento de toda la educación en general, debe ser responsabilidad de la sociedad en su conjunto.

En Chile, el beneficio de sala cuna está regulado por el artículo 203 del código del trabajo. De acuerdo a éste, las empresas que tienen 20 o más trabajadoras, no importando su estado civil y edad, están obligadas a tener una sala cuna en sus dependencias o pagar directamente los gastos de alguna a la que las madres puedan llevar a sus hijos de hasta dos años de edad.

Pero, qué pasa en países desarrollados con este tema? El proyecto, sin duda, podría mejorar si seguimos experiencia de otros países.

En la Unión Europea, el cuidado de los niños es reconocido como un factor crítico para lograr el pleno empleo y un camino concreto para eliminar las barreras de entrada de la mujer al mundo laboral y facilitar su inserción es una responsabilidad del gobierno.

Los modelos con mejores prácticas en Europa definen que los padres absorben parte de los gastos del cuidado de los hijos y el gobierno aporta con un porcentaje mediante mecanismos de exención de impuestos u otro. Además, introduce un beneficio tributario para las empresas para que fomenten que las mujeres con hijos tomen el servicio de sala cuna, logrando evitar en un 100% que exista discriminación en la contratación de la mujer en cualquier empresa y de cualquier tamaño.

Por otro lado, esto genera un aumento de demanda de salas cunas que se cubre con la iniciativa privada, generando empleo y el aumento del monto recaudado por impuesto a la renta del nuevo personal contratado, cómo ocurre en Inglaterra.

En Chile, hasta ahora las empresas son las encargadas de pagar el beneficio. Esto es un tema de la sociedad en general y si sigue prevaleciendo el criterio de que toda empresa deba financiar el beneficio de sala cuna, se estará imponiendo una barrera al crecimiento de las pequeñas y medianas empresas, precisamente a las empresas más frágiles por una parte y manteniendo barreras a la contratación de las mujeres por otra.